miércoles, 29 de octubre de 2014

Abuela



De la niñez tengo pocos recuerdos de nuestra relación abu querida,más bien recuerdo lo bien que lo pasaba en tu casa jugando en el fondo a hacer comiditas de hojas y barro.También recuerdo esa noche en que me dejaron con vos para ir a un casamiento y yo estaba enojada con mis papis,me abrazaste y me dormí en tus brazos.
En mi adolescencia cuando viviste en casa debido a tu neumonía,es ahí donde más recuerdo,esas noches en mi habitación nos hizo tener un vinculo precioso.
Nos queremos mucho,siempre lo pasamos bien juntas,jamás olvidaré ese cumpleaños mío en el que regalé llevarte a Villa Nougués,a tus pagos ,a tu niñez,a tus recuerdos,fue lo mejor que hice en un cumpleaños mío.Te vi ser una niña de 7 años,tus ojos brillaron como nunca.
Has vivido de todo abuela,96 años no es poco.
Ayer te internaron porque te quedaste dormida en el sillón y no despertabas,te llevaron al hospital no era un acv,era algo pulmonar,te trasladaron al sanatorio ,despertaste desorientada y hasta las 12 del mediodía no podré saber como estás porque en terapia no nos informan ni dejan pasar.
Ojalá mejores,eres viejita pero lucida hasta ayer y espero que sigas así hasta que el Señor te lleve y reúna con tu hijo amado,tu amor,tu familia.
Soy egoísta y aun sabiendo que tenés muchissimos años no quiero que te me vayas aunasí que pondré toda mi energía en desear con toda el alma un tiempito más.
La vida es corta abu,pasa rapido,envejecemos más rápido de lo que creí,todos los que conozco y amo están arrugados,me dio tanta pena ver asustada a mi mamita cuando le tuve que decir que estabas mal,justo yo la llevaba al teatro para que se relaje y mejore su animo,y tuve que llevarla al sanatorio,pero bueno al menos abriste los ojos delante de ella y se vino esperanzada.
Te amo abuela,y espero volver a tener esas charlas hermosas con vos,curate mi reina,aquí te espero.Ojalá aceptes vivir con mi mami así te mimemos a todas horas.Besos mi reina madre! Aquí te espero.


martes, 14 de octubre de 2014

Te deseo



Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amado.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que sí es,
sepas ser sin desesperar.
Te deseo también que tengas amigos,
y que, incluso malos e inconsecuentes
sean valientes y fieles, y que por lo menos
haya uno en quien confiar sin dudar
Y porque la vida es así,
te deseo también que tengas enemigos.
Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,
para que, algunas veces, te cuestiones
tus propias certezas. Y que entre ellos,
haya por lo menos uno que sea justo,
para que no te sientas demasiado seguro
Te deseo además que seas útil,
más no insustituible.
Y que en los momentos malos,
cuando no quede más nada,
esa utilidad sea suficiente
para mantenerte en pie.
Igualmente, te deseo que seas tolerante,
no con los que se equivocan poco,
porque eso es fácil, sino con los que
se equivocan mucho e irremediablemente,
y que haciendo buen uso de esa tolerancia,
sirvas de ejemplo a otros.
Te deseo que siendo joven no
madures demasiado de prisa,
y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer
y su dolor y es necesario dejar
que fluyan entre nosotros.
Te deseo de paso que seas triste.
No todo el año, sino apenas un día.
Pero que en ese día descubras
que la risa diaria es buena, que la risa
habitual es sosa y la risa constante es malsana.
Te deseo que descubras,
con urgencia máxima, por encima
y a pesar de todo, que existen,
y que te rodean, seres oprimidos,
tratados con injusticia y personas infelices.
Te deseo que acaricies un perro,
alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero
erguir triunfante su canto matinal,
porque de esta manera,
sentirás bien por nada.
Deseo también que plantes una semilla,
por más minúscula que sea, y la
acompañes en su crecimiento,
para que descubras de cuantas vidas
está hecho un árbol.
Te deseo, además, que tengas dinero,
porque es necesario ser práctico,
Y que por lo menos una vez
por año pongas algo de ese dinero
frente a ti y digas: "Esto es mío".
sólo para que quede claro
quién es el dueño de quién.
Te deseo también que ninguno
de tus afectos muera, pero que si
muere alguno, puedas llorar
sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.
Te deseo por fin que, siendo hombre,
tengas una buena mujer, y que siendo
mujer, tengas un buen hombre,
mañana y al día siguiente, y que cuando
estén exhaustos y sonrientes,
hablen sobre amor para recomenzar.
Si todas estas cosas llegaran a pasar,
no tengo más nada que desearte


               Victor Hugo

sábado, 11 de octubre de 2014

De la dra Ana de Pablo para ti Teresa,que sepas que desde aquí ,desde Argentina comparto esperanzada en que te cures,la leas y sepas que nadie tiene porque juzgarte,te enfermaste trabajando,y las enfermeras son los ángeles que nos cuidan con amor siempre! rezando por ti para que te cures y lo puedas leer,y lamento mucho lo de tu perrito,muchissimo!

"Querida Teresa:
No sé si algún día leerás esta carta, en el mundo digital nunca se sabe. He decidido escribirte porque, entre todo lo que he leído sobre el Ébola, me falta algo. Sé muchas cosas sobre ti (que no se deberían haber publicado), tengo cierta idea de lo que pasó (hay tantas contradicciones…) pero aún no he encontrado a casi nadie que se preocupe de lo que verdaderamente importa: .
No he visto a nadie ponerse en tu lugar. Yo lo intento y me imagino tu miedo al ponerte el traje por primera vez, sin casi formación. Me imagino tu angustia cada vez que te ponías el termómetro. Tu indefensión cuando, desde salud laboral, quitaban importancia a tu malestar. Imagino tu intranquilidad pensando que has podido contagiar a otros. Tu angustia intentando revivir qué pudo salir mal. Tu enfado al ver como tu “quizá me rocé al quitarme el guante, porque es lo más crítico” se convierte en un “confiesa que se tocó la cara”. Como si hubieras estado jugando a la ruleta rusa en vez de atendiendo a un paciente de alto riesgo biológico.
Imagino tu soledad en esa habitación de aislamiento, la pena por tu perrillo que no has podido compartir con nadie. La rabia cuando veas cómo los de arriba te abandonan y te convierten en arma política, en ocasión de conservar o no su poder.
Me siento muy identificada contigo, porque a mí tampoco me ha enseñado nadie a ponerme el traje de seguridad. Es más, en mi hospital no hay monos, solo batas impermeables y mascarillas, que dejan muchas zonas expuestas. Y las respuestas de los responsables son deplorables. Me imagino tu indignación al pensar que tu desgraciado contagio ni siquiera va a servir para que se revisen los protocolos y se mejore la formación, para proteger a tus compañeros.
No salgo de mi asombro cuando oigo cómo los que te han puesto en riesgo por la improvisación, por los déficits en gestión, por un protocolo que reconocen erróneo, por no asegurar que alguien te supervisara y ayudara a quitar el traje, quieren ahora culpabilizarte y lavarse las manos. No sé cómo te contagiaste. No sé qué pasó en el centro de salud y en Urgencias, no sé si tardaste en avisar de tu contacto con el virus, pero nunca se me ocurrirá juzgarte. Tu nivel de angustia en ese momento podría haberte llevado a hacer cualquier cosa. Quizá tenías miedo de que te remitieran de nuevo al Carlos III, a ese servicio de salud laboral que no te hacía demasiado caso. No lo sé. Solo sé que te contagiaste haciendo tu trabajo, ese trabajo tan bonito que tiene un solo nombre: CUIDAR. Que quizá llevaste un poco de consuelo a los últimos momentos de los misioneros fallecidos. Que debes estar orgullosa de tu profesión, aunque te haya puesto en riesgo.
Cuídate, Teresa. No hagas caso a todas las tonterías que se han dicho y que se seguirán diciendo. Cuentas con el apoyo de tus compañeros. Con el de todos lo sanitarios, que admiramos tu valor al exponerte al contagio. Confía en los cuidados y la atención de los profesionales, que son lo mejor de este maltrecho sistema sanitario. Ojalá todo salga bien. Te esperamos en unos meses para celebrar tu curación, quizá en una nueva Marea Blanca. Ánimo, Teresa. No estás sola."

martes, 7 de octubre de 2014

Amistad

Hoy se que pese a que no todas las amistades son eternas,el tiempo que di y el que recibí es muy valioso.
De cada persona que conocí y llamé amigo algo me ha quedado,una huella imborrable y se que algo de mi quedó en sus corazones.
No existe la amistad ideal,pero existen los grandes amigos que caminan un trecho conmigo y luego siguen sus vidas,de a ratos entran de nuevo en la mía , de a ratos se van.
Tengo aquellos amigos que dejaron de ser amigos para ser familia,muy poquitos son,y de ellos algunos se quedaron cerca de mi corazón ,otros no,y aun los que se han ido por el motivo que sea ,me han dejado tanto.
He perdido amigos,porque sus vidas se terminaron,dolió mucho,pero hoy los llevo en mi corazón,y sus palabras y gestos hacia mi son inolvidables,el mi niña de Geni,el flor de los cerros tucumanos de Daniel,como olvidarlo! y los consejos siempre vigentes..
Aprendí que la presencia física no es importante,aunque me lo ha dicho todo el mundo hasta el cansancio y erradamente,es mejor el amigo que te puede abrazar que el que conoces por escrito,y saben que? eso es la mentira más grande que escuché,mi alma fue reconfortada,mimada,protegida,curada por abrazos físicos y por abrazos viajeros,tiene el mismo valor el que está aquí ,que el que está allá.
En un mundo donde todos siempre manifiestan alguna intención en lo que brindan,dar cariño y recibir cariño tan solo eso ,en lo más puro e inocente,es lo mejor que he podido vivir.
Si bien hoy la vida me tiene más tiempo fuera de lo virtual,ese tiempo que dediqué a mi blog y redes,fue necesario,completaron mi mundo quienes llegaron a mi por esta magia que es internet.
La amistad es un sentimiento tan fuerte como el amor,es una forma de amor,mi corazón está profundamente unido a los que yo siento amigos del alma,en mi vida tengo mis grandes amores por fortuna conmigo,y mis grandes amigas de toda la vida,nuevas también,y cuando abro esta ventana tengo una pequeña pero rica cantidad de amigos de mi corazón,quizás no puedo estar cerca como quisiera,ni tampoco pueden estar ,pero en cada día que pasa yo les llevo,y en mis mañanas mis pensamientos les mando,les nombro en mi mente y me digo,que tengan un buen día,que sis familias estén bien,que sus hijos crezcan bien y se abran un buen camino,que sus nietos los llenen de mimos y risas y estén todos sanitos.
Mis amigos son mi tesoro.
TU ERES MI TESORO,UN TECLADO,UNOS CABLES,UNA SEÑAL DE WIFI,TE TRAJERON A MI MUNDO,QUE DICHA,ASI COMO LAS ESTRELLAS ESTÁN BRILLANDO EN EL CIELO,ASI BRILLA EN MI ALMA TU PRESENCIA,AMIGA,AMIGO,TE QUIERO ,SIEMPRE TE QUIERO.
Un abrazo y un gracias por recordarme,otro gracias por el tiempo que diste,por el tiempo que vendrá,por tu huella perfecta y preciosa en mi alma.Feliz de tenerte entre mis amigos,y a mis dos estrellitas del cielo,Geni y Daniel,gracias porque hasta el ultimo día de sus vidas me han querido mucho y yo les quiero mucho se que estén donde estén me quieren y me cuidan.